Login or Regístrate
::  Portada  ::  Downloads  ::  Tu Cuenta  ::   ::
 menuprincipal2
 
 comunidad
Tu IP: 23.20.13.165
 Buenos Dias
Registro
Perdida Contraseña

 

Usuarios:
Hoy: 0
Ayer: 0
En espera: 0
Total Usuarios: 0
Ultimo:
Top En linea:
Invitados: 1
Usuarios: 458
Total: 459

En Linea
Invitados: 0
Usuarios: 0
Total: 0

Total Impresiones
 Hoy: 27
 Ayer: 21702
 Total: 49777993
Informacion del sitio
Usamos PHP Nuke7.6
Tenemos 1 Admins
Hay 0 Noticias
Hay 0 Temas en el Foro
Hay 0 Descargas

En linea:
Visitantes: 0
Usuarios: 0


Hemos recibido
49777993
impresiones desde 2007
Max Usuarios por Dia
 
 tiempo en espana
Predicciones del tiempo

 
Efessos
Efes



página(s) : 1/2

Por donde y como se  puede llegar a Efesos estando en Turquia ? La principal carretera que se dirige al sur desde Izmir conduce a Selcuk, a 94 km, que constituye punto de referencia de la mayoría de los viajeros que acuden a visitar Efeso por tierra. Los que vienen por mar llegan normalmente a Kusadasí, a 19 km de Selcuk cruzando el delta del río Caister. Los restos de la ciudad medieval, llamada Ayasuluk, se encuentran en la colina que domina Selcuk, mientras que las ruinas clásicas se concentran 2 km más al suroeste, en el valle que separa Panayir Dagí y Bülbül Dagí, montañas llamadas Pión y Coressos por los griegos. El emplazamiento de Efeso ha cambiado varias veces en el transcurso de su larga historia. La topografía local también ha cambiado, ya que en la antigüedad el mar llegaba hasta el pie de la colina de Ayasuluk, mientras que ahora se encuentra a 6,5 km. El asentamiento jonio original, probablemente colonizado en el siglo X a.C. como muy tarde, se encontraba junto a la costa, al pie de la ladera norte de los montes Pión y Coressos. Cuando llegaron los jonios a este lugar, descubrieron que los pueblos indígenas rendían culto a una antigua deidad anatolia llamada Cibeles, y acabaron introduciéndola en el panteón griego combinando su culto con el de Artemisa, diosa griega de la fertilidad y hermana gemela de Apolo. Los efesios construyeron su primer templo de Artemisa en el mismo emplazamiento del santuario original de Cibeles, al pie de la colina de Ayasuluk. El colosal edicifio que se erigiría a continuación, el Artemisium, data de mediados del siglo vi a.C. Durante el reinado de Creso, el último y más famoso rey lidio, los efesios se vieron obligados a abandonar su puerto fortificado y trasladarse al interior, a un nuevo lugar cerca del Artemisium. Y a principios del siglo IV a.C. volvió a cambiarse el emplazamiento de la ciudad cuando, tras la muerte de Alejandro, Lisímaco volvió a fundarla en lo que entonces era la costa, donde se pueden ver todavía las ruinas de la ciudad grecorromana.


EL ARTEMISIUM :El Artemisium  está al pie de la colina de Ayasuluk por el sur, a la derecha de la carretera que conduce al principal yacimiento arqueológico. El templo más antiguo de Artemisa descubierto en este lugar es un altar fechado hacia el 700 a.C. Posiblemente encerraba los objetos de culto de Cibele Artemisa, incluyendo su xoanon. Durante el siglo siguiente, los efesios rodearon este altar de un naiskos, reconstruido a mayor escala hacia el 600 a.C. El Artemisium arcaico fue comenzado hacia el año 560 a.C., probablemente después de la finalización del Heraeum de Sarrios. El cretense Quersifronte fue el arquitecto jefe, asistido por su hijo Metagenes y también por Teodoro de Samos, que aportó al proyecto la vasta experiencia que debió adquirir con el proyecto y construcción del Heraeum de Samos, que, como el Artemisium, fue erigido sobre un inmenso basamento que tuvo que ser rellenado con tierra procedente de los pantanos. El Artemisium arcaico, el primer templo construido enteramente de mármol, fue uno de los dos edificios más grandes del mundo griego, junto con su sucesor helenístico, el llamado «Artemisium final», erigido sobre los mismos cimientos con una estructura muy parecida.-El Artemisium arcaico recibe a veces el nombre de «Templo de Creso», ya que fue este rey lidio su principal benefactor. El Artemisium arcaico se conservó en pie durante dos siglos y sobrevivió intacto a casi toda la ocupación persa de Asia Menor. Pero en 356 a.C. fue destruido por el incendio provocado por un loco, Herostrato, que quiso con ello inmortalizar su nombre. Los efesios se dispusieron inmediatamente a reconstruir el templo, proyecto cuya realización duró 120 años según las crónicas. Los arquitectos originales del Artemisium tardío fueron Peonio y Demetrio, ambos de Efeso, el último de ellos llamado «esclavo de Artemisa». Todavía se estaba reconstruyendo el Artemisium en 334 a.C. cuando Alejandro Magno pasó por Efeso al principio de su invasión de Asia. Cuando vio las ruinas parcialmente reconstruidas del templo, Alejandro se ofreció a cubrir los gastos de la reconstrucción completa, pero los efesios declinaron el ofrecimiento con elegancia, aduciendo que no era propio de un dios consagrar un templo a otro. Sin embargo, es indudable que Alejandro contribuyó generosamente a la reconstrucción del Artemisium, ya que designó a un arquitecto para supervisar el proyecto, un hombre del que nos han llegado diferentes nombres, como Queirócra-tes o Deinócrates. El Artemisium helenístico fue construido en la misma escala colosal de su antecesor arcaico, y su decoración escultórica, aún más espléndida, hizo que fuera incluido entre las Siete Maravillas del mundo antiguo, junto con el mausoleo de Halicarnaso.   El Artemisium helenístico se alzaba sobre un crepidoma o basamento escalonado de 2,68 m de altura, con un estilóbato de 55,1 x 115 m, tres veces mayor que el del Partenón. Un rasgo original del Artemisium es que no estaba orientado hacia el este, como era habitual, sino hacia el oeste, como el altar primitivo de Cibeles-Artemisa, que se conservó en el centro de la celia, rodeado por el naiskos. Era un templo díptero, es decir, rodeado por una columnata doble y cubierta, aunque el frente tenía tres filas de columnas. Estas, 111 en total, tenían una altura de 17,65 m, y las del frente estaban decoradas con relieves, las columnas caelaíea, uno de cuyos escultores pudo ser Scopas. Estos relieves probablemente estaban en los tambores inferiores de las columnas de la fachada oeste.

LA CIUDAD Y LA RUiNAS ANTiGUAS

La entrada principal del recinto arqueológico se encuentra un kilómetro más allá del Artemisium. Tras cruzar la puerta se encuentra a la izquierda el gimnasio de Vedio, erigido en 150 d.C. por un rico efesio llamado Publio Vedio Antonio, que lo dedicó a Artemisa y al emperador Antonino Pío. Era un complejo que incluía un gimnasio y unos baños públicos; poseía 16 salas de diferentes tamaños en el lado occidental del edificio, y al este un largo patio columnado, la palestra, donde los atletas realizaban sus ejercicios. El propileo de la palestra se encuentra en el lado sur. En el centro de su columnata occidental hay una gran sala que pudo estar reservada al emperador. Este es el mejor conservado de los ocho gimnasios con baños que se ha desenterrado en Efeso. Más allá del gimnasio se encuentra el estadio romano, erigido durante el reinado de Nerón (54-68d.C), y modificado en el siglo ni ó iv d.C. Las filas de asientos del lado sur del estadio fueron excavadas en la ladera del monte Pión, mientras que las del norte seasentaban sobre una estructura abovedada. El principal elemento que se conserva del estadio es la gran entrada cubierta por un arco y la parte adyacente de la fachada.A unos 250 m del estadio, a la derecha, encontramos un complejo de edificios considerados hasta hace pocos años como unas termas bizantinas. Recientemente el conjunto ha sido identificado como el palacio del procónsul de Asia, el gobernador de la provincia, y probablemente data del reinado de Diocleciano.Mas allá del palacio del procónsul, un camino lateral se dirige al oeste, hacia el antiguo puerto, que se encontraba a un kilómetro de distancia. Este camino conduce a un edificio alargado y estrecho (260 x 30 m), dividido por dos filas de columnas en tres naves, con exedras en forma de ábside en ambos extremos. Se cree que originalmente era una bolsa de cambio  construida durante la primera mitad del siglo II d.C., cuando Efeso era el centro financiero de Asia Menor. A principios del siglo IV los cristianos de Efeso lo convirtieron en una iglesia consagrada a la Virgen María, que se erigió en la primera catedral de Efeso.

El área que se extiende al sur de la iglesia es un vasto campo de ruinas originalmente identificado con las termas de Constantino (337-361 d.C.). En la actualidad se ha descartado esa posibilidad, ya que se trata de un gimnasio con baños construido durante el reinado de Adriano por Claudio Verulano, sumo sacerdote de Asia. De hecho, estos baños eran sólo una de las estructuras de un gran complejo de edificios públicos. Este edificio laberíntico cubría una superficie de 500 x 300 m y comprendía, además de los baños, el gimnasio del puerto  y una enorme palestra llamada Pórtico Verulano, que por sí sola cubre un área de 200 x 200 m a cada lado, convirtiéndose en el edificio público más grande de la ciudad.Al sur del complejo de los baños se. halla la Arcadiane, una impresionante y bien conservada avenida columnada que conduce desde el puerto antiguo al teatro, cubriendo una distancia de unos 600 m. Este paseo, recibe su nombre del emperador Arcadio (395-408 d.C.), durante cuyo reinado tomó su forma actual. Columnatas dobles flanqueaban pórticos cubiertos con suelos de mosaico a ambos lados; en sus dos extremos la avenida estaba rematada por puertas monumentales, y 100 faroles dispuestos en dos filas la iluminaban al caer el sol. En el extremo occidental de la Arcadiane, en la esquina noroeste junto al muro de la terraza del teatro, se encuentra una fuente helenística, con dos columnas jónicas que se abren a un patio. Al norte de la fuente, frente a los baños del puerto, se encuentra el gimnasio del teatro, que data del siglo n d.C. El punto de referencia de Efeso es el espléndido y bien restaurado teatro, con capacidad para 24.000 espectadores, el mayor de Asia Menor. Data de principios del período helenístico y fue ampliado y reconstruido en tiempos romanos. El auditorio en herradura forma un ángulo de 220°, con un diámetro de 150 m. La última grada se encuentra a 30 metros de altura sobre la orquesta, y su sección media todavía está cubierta por una arcada. Originalmente los actores del teatro griego actuaban a lo largo del coro, en la orquesta. Posteriormente, en el período helenístico, comenzaron a actuar sobre un escenario o proscenio, que se erigía delante de la escena. El núcleo de la escena helenística todavía se conserva entre las ruinas del escenario romano. Esta estructura ornamentada tenía originalmente tres pisos. En la parte delantera estaba el amplio escenario, que se elevaba sobre el nivel de la orquesta apoyado en tres filas de columnas dóricas, cuyas basas todavía siguen en su lugar. El teatro de Efeso era también el centro del festival anual de verano que celebraba el nacimiento de Artemisa. Durante esta celebración la imagen sagrada de la diosa era llevada en procesión desde el Artemisium por toda la ciudad para volver de nuevo al templo.

Este teatro fue el escenario de la asamblea masiva de los efesios descrita en los Hechos de los Apóstoles, donde los plateros protestaron contra las actividades misioneras de San Pablo gritando: «Grande es la diosa Artemisa de los efesios.»Girando a la izquierda tras salir del teatro aparece la calle principal de la antigua Éfeso. Generalmente recibe el nombre de Vía de Mármol. La sección que se encuentra al sur del teatro fue pavimentada en mármol en el siglo v d.C. por un rico efesio llamado Eutropio, y constituía una calzada reservada a los vehículos de ruedas. Los peatones usaban las aceras elevadas que flanqueaban la avenida.Un breve paseo por la Vía de Mármol conduce al extremo oriental de la principal agora comercial, un vasto espacio cuadrado que se extiende hacia el oeste, rodeado por las basas de las columnas que en otro tiempo formaron la columnata que rodeaba el recinto, de unos 100 m por cada lado. Este agora, construida durante el período helenístico, era originalmente de orden jónico. La doble columnata dórica de dos pisos que forma el lado oriental fue erigida durante el reinado de Nerón, mientras que la puerta cercana a la esquina sureste, un portal triple, está fechada por una inscripción en el año 4-3 a.C. En la esquina suroeste del agora se ve un gran cuadrado que fue en otros tiempos el témenos del templo de Serapis, un dios egipcio. Una inscripción recuerda que también estuvo dedicado al emperador Caracalla. Se cree que este templo fue erigido durante la segunda mitad del siglo u d.C. por los mercaderes egipcios afincados en Éfeso. A principios del período bizantino fue convertido en una iglesia, cuyo baptisterio se ve en el extremo este del edificio.

Más allá del templo de Serapis, al final de la Vía de Mármol a la derecha, se encuentra la biblioteca de Celso, una curiosa estructura corintia espléndidamente restaurada. Las inscripciones griegas y latinas declaran que fue fundada en el año 110 d.C. por  Cayo Julio Áquila como monumento funerario para su padre, Cayo Celso Polemeno, que había sido senador romano y procónsul de Asia. Se alza en el extremo occidental de un patio de mármol, y se llega a su puerta principal tras ascender un tramo de nueve escalones, en tiempos antiguos flanqueados por estatuas de Celso. La impresionante fachada reconstruida tiene cuatro pares de columnas que soportan las vigas en cada uno de sus dos pisos. Las tres puertas están flanqueadas por cuatro nichos que contienen representaciones de las virtudes de Celso; en la actualidad los originales han sido reemplazados por copias. En el interior de la biblioteca había dos altas cámaras con una galería de dos niveles que contenía los nichos rectangulares en los que se almacenaban unos 12.000 libros. Probablemente había una estatua de Atenea en el nicho semicircular del piso principal que se encuentra frente a la puerta central.




Página Siguiente (2/2) Página Siguiente


Content ©
Web sitemiz PHP-Nuke (© 2003 by Francisco Burzi) kodlarina sahiptir. PHP-Nuke GNU/GPL lisansi altinda dagitilan ücretsiz yazilimdir.